9,5
Recomendado
Plataformas: Pc
Género: Rol
edadlenguaje soezviolenciasexo

Análisis The Witcher 2: Assassins of Kings, cuando el alumno supera al maestro

Analizamos uno de los juegos más esperados de este 2011, el retorno del Lobo Blanco a PC

"Lo difícil no es llegar a lo más alto, es manterse". Eso debió pensar CD Project RED a la hora de desarrollar la segunda parte para su justamente elogiado The Witcher. Iba a ser complicado volver a sorprender a crítica y público como lo hizo el original, no ya sólo a nivel de acciones y consecuencias, sino también en profundidad. Pues bien, han pasado casi cinco años y es hora de comprobar si aquel éxito fue fruto de la casualidad o han conseguido volver a dar con la fórmula.



Gráficos desde cero

Uno de los principales temores que surgieron a raíz del nuevo desarrollo de The Witcher 2 venía de la mano del aspecto gráfico. Dejando atrás el Aurora Engine que se quedaba ya obsoleto para sus pretensiones, CD Projekt RED decidió crear desde cero un motor gráfico que se adaptara a sus necesidades y colmara sus exigencias. Así nació RED Engine y los resultados son simplemente espectaculares. Ni siquiera las imágenes que acompañan este artículo hacen justicia al esplendor gráfico que podemos llegar a apreciar en nivel alto, quedando aún otro nivel gráfico más que requiere de una máquina mucho más potente pero que ofrece un aspecto gráfico impresionante.

Pero a diferencia de otros motores, de otros títulos o de otros gráficos en general, The Witcher 2 contará con un extra. Hay y habrá títulos que tengan motores gráficos de más “músculo”, capaces de tener unas físicas mucho mejores, unas animaciones mucho más fluidas, una carga poligonal mayor...  Pero al igual que ocurriera con el original, sólo que ahora a un nivel mucho mayor, mientras que motores más centrados en acción quedan rápidamente obsoletos, dentro de unos años retomarás The Witcher 2 y seguirá teniendo un aspecto plenamente válido gracias al gran trabajo artístico con el que cuenta el título. Tanto exteriores como interiores han sido creados con una atención al detalle casi enfermizo. Con especial incidencia en la iluminación, pero llegando a los detalles más curiosos, ya estemos recorriendo tenebrosos bosques al anochecer, paseando por barrios al atardecer o adentrándonos en peligrosas cavernas, en todo momento disfrutaremos de un apartado gráfico de gran calidad.

La mayor pega en este aspecto radica en las escenas de golpes finales. Estos ejecutan unas cinemáticas muy espectaculares... pero destinadas a acabar con un único o escasos enemigos. Esta muertes se producen, pero si ocurre cuando estemos rodeado de enemigos, estos te seguirán golpeando mientras te recuperas, por lo que la fluidez del combate se ve lastrada. Pero eso no empaña una magna labor que deja el listón gráfico bien alto para futuros títulos, dado que nos encontramos ante el apartado gráfico más imponente que hayamos visto en VaDeJuegos.

Música imponente con cuidado sonido

La banda sonora del primer The Witcher encantó tanto por su calidad como por su sencillez. Sin mucho estruendo conseguía transmitir en todo momento las sensaciones justas de tensión, peligro, emoción... En The Witcher 2 tenemos eso mismo pero ampliado con una banda sonora de corte mucho más imponente y épico. También, porque el cariz que toman las aventuras del brujo en esta segunda entrega son de un calado mucho mayor, con reyes y reinos envueltos en su camino desde un principio, pero también por unas posibilidades mayores del equipo. Todo un lujo de temas que acompañan perfectamente cada situación.

En cuanto al sonido, The Witcher 2 vuelve a hacer alarde de buen hacer con un muy bien trabajado sonido que no hará sino aumentar la bucólica sensación de encontrarnos transportados al universo del brujo tan bien recreado por el estudio polaco.



La acción

Hay ocasiones en el que los cambios son para mejor, otros para peor y otros en los que los cambios convierten el apartado en algo diferente. Éste es el caso del combate en The Witcher 2. Frente al sistema más frio y rígido del anterior título, donde dependiendo del tipo de enemigo debíamos cambiar nuestra forma de combate entre las tres posibles y luego encadenar golpes en un peculiar sistema de aires QTE, en The Witcher 2 se ha decidido simplificar los golpes, pero profundizar en las tácticas de combate. Ahora, además de los mutágenos, bombas y novedosas dagas arrojadizas, así como poderes mágicos, nuestro brujo sólo tiene dos tipos de golpes: el fuerte y el rápido. Esto, sin embargo, no hace más sencillo el combate, sino que elimina el sistema QTE para encadenar golpes del anterior juego y a cambio nos obliga a tener más cuidado a la ahora de atacar. Porque ahora nuestros enemigos pueden llevar escudos o, al igual que nosotros, bloquear los golpes. Por tanto tendremos que conseguir o desplazarnos para atacarlos por donde no les proteja el escudo o bien usar algo para  que bajen la guardia (señales o trampas).

Ahora bien, hemos dicho que The Witcher 2 tiene una banda sonora más épica adaptada a unos acontecimientos mayores... y eso se representa también en los combates. Desde el prólogo a momentos cumbre de la campaña Geralt se enfrentará ahora a monstruos y seres mucho mayores que en el juego original. Estos combates, además de las pautas con las que se rigen los enfrentamientos contra el resto de enemigos, incluyen tanto unas pautas de comportamiento del enemigo como, en muchas ocasiones, secuencias QTE a realizar. Con todo, la sensación de momento especial que se transmite es casi perfecta y nos costará acabar con ellos lo justo para que sean dignos momentos a recordar.

La dificultad

Pero no todo está medido igual de bien. The Witcher 2 comienza con un nivel de exigencia muy alto por parte del jugador. No tanto por la dificultad de esos primeros combates de un Geralt “básico” en cuanto a armas y poderes, sino por lo poco y no demasiado bien que se te explican las nuevas mecánicas de juego. Si bien el modo fácil no requerirá más que apretar el botón de atacar, el modo difícil, en las primeras partidas, es puro sufrimiento. Luego, según empiezas a comprender el funcionamiento del nuevo sistema de combate y más aún según comienza tu Geralt a ganar experiencia y puede empezar a repartir sus puntos de nivel por entre las cuatro ramas  posibles (la básica con la que se empieza y luego la rama de combate, magia o alquimia que desbloquemos a partir de cierto nivel de personaje) los combates comienzan a ser mucho más asequibles, pero esas primeras horas de lucha son un duro comienzo.

Ahora bien, aún en niveles avanzados el modo dificil tendrá bien merecido su nombre y sino es posible que en algunos lances del juego veas como controlas otro personaje sin señales mágicas ni más ayuda que tu maestría en combate, momentos en los que tendrás que esacar a relucir lo aprendido sobre bloquear, flanquear y atacar correctamente. No obstante, sí que es cierto eso que, a poco que seas cuidadoso a partir del nivel 20, es complicado pasarlo realmente mal en combate y que el combate final, si sucede, sea posiblemente el más fácil de cuantos tengas que afrontar en el juego.



Diversión

Entre tanto combate y combate, entre tanta misión, entre tanta mujer y monstruo, Geralt puede querer descansar un rato. Para distraerse de su gris mundo, el brujo podrá encontrar viejos y nuevos divertimentos en las distintas localizaciones donde se encuentre. Así, por ejemplo, volverá el póker de dados que ya vieramos en la anterior entrega y que se mantiene igual, a diferencia del boxeo, que cambia el simple “esquivar y golpear” por combates resueltos por medio de QTEs. Pero lejos de quedarse ahí en esta segunda entrega Geralt tiene un nuevo pasatiempos: Los pulsos. Por combinación de teclas de dirección y ratón, tendremos que llevar coordinadamente los dos indicardores que se nos muestran en pantalla a nuestro lado de la tabla para ganar estos pulsos. Un sistema bastante hosco con teclado y ratón pero que sin embargo...

Control adaptado a mando de consola

… funciona a la perfección con un pad de Xbox 360, donde sólo tendremos que usar los sticks analógicos. Tanto este minijuego en particular, como todo el juego en general se juega tan bien o mejor con pad que con teclado y ratón. Una muy buena labor de adaptación de CD Projekt que más que penalizar al usuario de PC (dado que no repercute más allá que en el control) le permite disfrutar de otra manera su juego. Por activa y por pasiva CD Projekt ha negado que estuvieran trabajando en una versión de consolas, pero el que reconozca tan bien el mando de 360 así como el gran trabajo de adaptación supone una clara señal de su próximo objetivo una vez tienen atado el PC.



La historia, tus decisiones

Suena a tópico, a musiquilla con la que tantas veces nos han querido vender la moto tantos y tantos gurús de la industria. Pero por fin es verdad y a niveles insospechados: Tus decisiones marcan la historia del juego. Ojo, no creas la historia del juego a partir de tus decisiones, es distinto, tus actos y decisiones te llevan a unas consecuencias y unas situaciones diferentes dentro de esa historia que discurre. Así, por ejemplo, en base a nuestras decisiones en el primer capítulo, puede que en el segundo vivamos la historia desde un bando o desde otro, puede que conozcamos la historia de ciertos personajes o no... Esta amplitud de opciones, decisiones y consecuencias son lo que ya hacían grande el primer The Witcher y ahora hacen mayor aún su segunda parte. Porque, si bien entonces los acontecimientos cambiaban, el grueso de la historia era similar. En The Witcher 2 tus decisiones pueden llevarte a situaciones diametralmente opuestas. Un paso más allá en el extraordinario nivel de juegos que se desarrollan en función de tus decisiones y que, manteniendo la dura norma de tener que elegir entre grises, el mal menor o el mal mayor, consigue atrapar al jugador en toda su trama.

Tanto es así que si tuvieramos que resumirte la historia del juego sólo podríamos ponerte en el punto de inicio, donde el rey Foltest ha sido asesinado y se te acusa de tal regicidio... para soltarte luego y que tú tengas que descubrir quien y porqué mató al rey, y si acaso, limpiar tu nombre. Todas tus acciones te llevarán a la misma situación final, pero será el disfrute de libre albedrío lo que haga tan único y personal el trayecto.

Además, en esta segunda entrega, CD Projekt ha cuidado mucho más sus misiones secundarias e incluso en algunas de ellas encontraremos momentos de gran calidad tanto técnica como narrativa.

Edición española

The Witcher contó en su momento con una edición coleccionista más que digna. En esta segunda entrega ha llegado a España la edición Premium, a medio camino entre la simple y la coleccionista. En ella podrás encontrar la banda sonora del juego, un DVD con el “cómo se hizo”, un mapa del mundo, el manual y la guía del juego, una especie de carta, una moneda “maldita” y los recortables para crear 2 figuras de papel que representan a otros tantos personajes del juego. Una edición bastante resultona y a buen precio.

Lo que no convence tanto es que el juego, esta vez, no venga doblado al castellano. Y es una lastima porque sí, tanto la versión inglesa como la española del juego tenían un doblaje...muy mejorable en la primera entrega, pero en esta segunda las voces en inglés cumplen sobradamente mientras que en castellano sólo tendremos los subtítulos. Un duro lastre para un juego que tiene tanto dialogo y conversaciones que se le pueden escapar a alguien que no entienda el lenguaje patrio de Shakespeare.



Conclusión

The Witcher 2 termina de forma casi abrupta, como si de pronto hubieran mirado el reloj y se les hubiera hecho tarde, por lo que tuvieron que cerrar todo cuanto antes y lo que no, dejarlo para la siguiente entrega. No obstante, antes de ese abrupto final en forma de epílogo-cuarto capítulo, hemos tenido más de 20 horas de un juego soberbio, con un nivel de detalle, con un calado de decisiones y con un trabajo a sus espaldas simplemente ejemplar. Pocas veces uno tiene la sensación de estar ante un juego al que sabe que volverá de forma recurrente a lo largo de los años y The Witcher 2 lo será. Hay títulos que se basan en el poder gráfico, en resultados efectistas, en historias profundas o simplemente divertidos, pero cuando te  encuentras con un título como The Witcher 2 sabes que estás ante un nuevo clásico. CD Projekt no sólo ha superado su magnífica primera entrega, o cuanto título haya sacado su hasta ahora maestro Bioware, sino que ha superado todo lo visto hasta ahora en juegos de rol occidentales. Si te gustan los videojuegos sería sacrílego perderse este título. The Witcher 2: Assassins of Kings es el nuevo rey de los RPGs.

Nos gusta: Las consecuencias a tus decisiones, cómo cambia todo en base a ellas, la música, los gráficos,...

No nos gusta: Algunas animaciones de ejecuciones y las puertas.

Ficha técnica

Secciones relacionadas