8,5
Recomendado
Plataformas: PS3 Xbox360 Pc
Género: Acción
edadviolenciajuego online

Análisis Crysis 2: Una bestia salvaje civilizada

Vuelve el traje de combate definitivo... pero ahora refinado.

Pongámonos en antecedes. “Hace unos años” un equipo de fuerzas especiales equipados con un imponente traje descubrieron algo más que unas milicias en unas paradisíacas islas. Tras una abrupta entrada comienzan a presenciar acontecimientos extraños y finalmente se topan con el origen de tanto misterio. Como no podía faltar en toda buena historia, incluso dentro de los buenos hay versiones contradictorias, y toda la misión salta por los aires convirtiéndose aquello en algo que iba mucho más allá.

Pudimos ver y conocer mucho de estos acontecimientos ya que los vivimos tanto a través del protagonista del Crysis original, Nomad, como de uno de sus compañeros, Psycho. Entre ambas historias conseguíamos tener una visión más global de todo lo ocurrido pero faltaba un elemento. Otro miembro del equipo que siempre estuvo mucho más allá de los conocimientos de las unidades que él comandaba. Prophet, que es como se llamaba el lider del grupo, siempre estuvo adentrándose en el territorio enemigo y consiguiendo colarse en solitario en medio del peligro. Pues bien, en Crysis 2, pese a que tú serás Alcatraz, esta figura tomará toda la relevancia que se merece. Porque los “Ceph” han llegado a Nueva York y la jungla de cristal va a padecer tanto o más su invasión como lo hizo la isla hace tres años.



Gráficos

Si conoces Crytek y te sonaba Crysis esperas de un juego que lleve estos nombres en su portada un apartado gráfico potente y esta secuela no lo desmerece. Cierto es que el Cryengine 3 no se trata de una versión más avanzada en potencia y calidad de gráficos a su anterior versión, sino una adaptación para permitir que se pueda utilizar en consolas, pero aún así el apartado visual es en muchas áreas imponente como poco.  A este respecto el hecho de que nos encontremos en una ciudad y, como veremos luego, en espaciones mucho más cerrados, ayuda a sobrellevar mejor este apartado en equipos inferiores y de forma más fluida en superiores.

Como notas negativas quizá podríamos comentar los efectos prefabricados que utiliza para dotar a todo el conjunto de mayor empaque, que si bien son muy puntuales y hay que querer fijarse en ellos (objetos que se quedan flotando, uso de difuminados con asiduidad para evitar carga, pisadas en el agua que no se corresponden con donde pisan los soldados,...) los más detallistas de este apartado no pasan y son más extraños aún viniendo de Crytek.

Pero puestos a ver rarezas en un título de Crytek, lo es más aún el escueto margen de maniobra con el que cuenta el usuario para ajustar la calidad gráfica a la que quiere ver el juego (apenas elegir resolución y una calidad gráfica de la que no sabes más que su nombre). Cierto es que consume menos, que va más fluido, pero ello no debiera ser excusa para restar las opciones gráficas pertinentes en cualquier juego de PC que se precie.



Sonido

La banda sonora del juego es sublime. Empezando por el tema principal que ya se nos introdujo en la demo, sólo cambia su valoración a perfecta en ciertos escenarios donde ya dotan al momento de una calidad de producción asombrosa.

Luego ya los sonidos de destrucción, explosiones y demás cumplen su función pero conociendo perfectamente su labor ambiental, sin saturar tanto los altavoces como en otros títulos. El juego, además, viene perfectamente doblado al castellano, por lo que a nivel de producción todo lo que nos llega por los altavoces no hace sino mantener alto el nivel.

Jugabilidad

El pasar de la jungla a Nueva York ha “civilizado” Crysis. Ya no es aquella bestia de la naturaleza que a cambio de devorar recursos era capaz de desatar un poder y potencia casi sin límites. Ahora es un sofisticado juego más adaptado a la convivencia con sus vecinos que guarda las formas y hasta acepta ir en traje con tal de seguir las normas de conducta. Hemos pasado de un entorno casi completamente abierto a  uno más encorsetado, más dirigido, donde te subes en una parada y recorres las estaciones hasta llegar a tu destino.

La sofisticación llega hasta el extremo de simplificar al máximo el uso del nano-traje, santo y seña de la franquicia Crysis. En su anterior entrega el traje llevaba activado por defecto la protección, mientras que el resto de poderes debías ir activándolos tú. En Crysis 2 el traje está tan integrado en tí que sólo debes activar poderes puntuales como invisibilidad o blindaje máximo. La velocidad que seleccionabas en el juego original se activa cada vez que corres (consumiendo energía, claro, y haciendo que cuando te quedas sin ella toda tu tecnología no te sirva para avanzar más que a un paso muy lento) y la potencia se usa automáticamente al saltar y lanzar o patear objetos, por ejemplo.

En general, y salvo quizás lo de correr, todos los cambios son entendibles y permiten una adaptación muy rápida a los “poderes” del juego. Por tanto, si bien esta sofisticación puede tener sus detractores, a efectos de juego cuentan con argumentos suficientes para ser bienvenidas. Además, el traje es personalizable: Con cada alien muerto consigues puntos para mejorar tu traje, pero estas mejoras vienen divididas en cinco agrupaciones de tres, por lo que tendrás que elegir cómo mejorarlo. Esto, sumado a las opciones de personalización de las armas heredado del primer juego, permite hacer una experiencia algo más personal el combate.



Ya hemos mencionado que el juego ahora está más encorsetado, y esto se aprecia en los mapas que vamos recorriendo a lo largo de las misiones. Calles más o menos estrechas, túneles, carrreteras debidamente acotadas por grietas, accidentes o lo que fuera... El “espacio útil” de cada mapa se ve muy reducido frente a la teórica libertad del juego anterior, pero en compensación serán bastantes las situaciones en las que para hacer frente a varios momentos, se nos presenten escenarios más amplios, con varias rutas y opciones tácticas posibles. Además, su emplazamiento está bien dosificado y tiende a aumentar su cantidad conforme vamos llegando al final del juego, por lo que entre la tensión bien llevada por la música, los acontecimientos y las urgencias de la ciudad, sin quererlo nos encontramos planteándonos aproximaciones de forma algo más táctica a lo “habitual” en un género como los FPS.

Por tanto tenemos unos gráficos, una muy buena banda sonora y los cambios sufridos parecen ir a mejor... Pero ahora es cuando llegan las malas noticias, al menos en parte. Ya hemos dicho que gráficamente el juego ha perdido un poco pero a cambio es más asumible para cualquier equipo, pero otra cosa que siempre tuvo buena la franquicia era la IA, y ahí sí que ha habido un gran cambio y no a mejor precisamente.

No es tan grave el que ahora todos los enemigos, salvo la nave de turno, sean terrestres. Tampoco lo es que su variedad se limite a soldados humanos armados con diferente equipación, aliens “rasos” de combate a distancia, aliens de cuerpo a cuerpo, aliens veloces, aliens de armadura y armamento pesado y las grandes bestias. No, esto sería fácilmente asumible. Lo que no lo es tanto es que en muchas ocasiones su IA sea errática y prácticamente siempre obvien detalles tales como una sombra (sin cuerpo visible) a metro y medio enfrente suyo. Esto cuando directamente no se quedan atascados intentando huir contra una pared o en una de sus carreras acaban saltando por un precipicio. Conste que otras veces reaccionan de forma correcta y es entonces cuando realmente toma forma la esencia del juego, pero estos fallos de IA le restan excesiva dificultad al juego. Tanto es así que a poco que hagas uso de la invisibilidad y el ataque por la espalda, no tendrás excesivos problemas en ir avanzando.

En cuanto a los combates contra los enemigos más grandes, ya hemos comentado que apenas hay un tipo y la forma de acabar con ellos, una vez descubierta con el primero, se aplica sistemáticamente al resto y no varía, por lo que pierde parte de su sensación de peligro. Y, como viene siendo ya habitual, por cada fase del juego tendremos una serie de objetos a encontrar y recolectar ya sea por afán completista en el caso de medallas y souvenirs, que sólo activan algunos bocetos extra, o correos electrónicos que nos permiten conocer más sobre la situación de los humanos a lo largo de los acontecimientos.



Multijugador

Al igual que el juego para un sólo jugador, el multijugador de este Crysis 2 es más “urbanita” que el Crysis Wars, que era el apartado multijugador del Crysis Warhead. Pese a contar con varios modos de juego a los que se les pone una fina capa de ambientación Crysis, no dejan de ser modos “habituales” en la sección multijugador de cualquier otro FPS si bien cuenta con el gran aliciente de usar los poderes. Esto es un gran aliciente para seguir jugando, ya que cuanto más uses los poderes de tu traje este mejorará y, por tanto, además de ganar experiencia con la que desbloquear nuevas armas y equipación, te mejorará automáticamente aquellos poderes que más vayas usando (cada poder tiene su propia barra de experiencia por lo que si usas mucho el blindaje subirás más rápido que si apenas la usas).

Por otro lado, esto hará que los noveles tengan comienzos duros, ya que será posible que en una misma partida se junte gente de mucho nivel y, por tanto, mejor blindaje, armas y equipación que los recién iniciados. Te corresponde a tí perseverar y aguantar el chaparrón hasta que subas de nivel o mejores en tu juego haciendo que su mejor blindaje sea inútil ante tu calidad.

Por otro lado, y esto es algo que también sufrió el original en su momento, estos primeros días está habiendo problemas a la hora de conectarse a diferentes servidores e incluso dentro de una partida está habiendo algún que otro parón. EA y Crytek ya han lanzado un primer parche que soluciona en gran parte esta problemática, pero aún falta para dejar esta experiencia completamente pulida.

Conclusión

Crysis 2 es un muy buen juego de acción con un gran problema: llamarse Crysis. A nivel de historia el juego funciona muy bien, presentando unos acontecimientos pasados y actuales de forma interesante, con giros previsibles pero no por ello menos efectivos.

A nivel gráfico, a cambio de reducir entornos, tenemos un apartado visual potente que además es mucho menos exigente con la máquina. En cuanto a la música y sonidos ni una sola pega. Todo esto no podría sino llevarnos a pensar en que sería un juego brillante, digno sucesor de su predecesor pese a los recortes, si no fuera porque no se han sabido compensar bien tus poderes a lo largo de las misiones y/o pulir la IA para hacer del juego un reto a la altura de tu traje.

Obviando la muy mejorable escena jugable última del juego, tienes un desarrollo interesante, bueno, con momentos muy buenos, pero que nunca llegan al nivel de ser un verdadero reto. Las herramientas están ahí, el trabajo está ahí, los buenos personajes están ahí, pero no los enemigos a la altura ni ese épico combate final para poner el broche de oro a una gran aventura. Pero por lo demás, posiblemente, entre los dos mejores FPS de lo que va de año.


Lo mejor: La banda sonora, Prophet, algunas escenas realmente impactantes y el mapa final.

Lo peor: La IA y un final jugable más  emocionante.

Ficha técnica

También te puede interesar

Secciones relacionadas

Presentación en Yerba Buena

nuevo ipad de apple

Fotos del nuevo iPad de Apple

Amplia galería fotográfica de la presentación del ultimo tablet de los de Cupertino...

Xbox Live

Xbox Live

Todo sobre Xbox Live

Accede a nuestra sección exclusiva de Xbox Live en el que podrás conocer todas las novedades del servicio online de Microsoft, participar en sorteos y eventos y descubrir los últimos análisis de todos los juegos de Xbox Live...

F&S Game Festival

F&S Game Festival

Todas las fotos de la gala de F&S Game Festival

No te pierdes todo lo que sucedió en la gala presentada por Patricia Conde, Nerea Garmendia y Alex O'Dogherty...

Facebook se renueva

Facebook se renueva

Imágenes de la presentación del nuevo Facebook

El CEO de Facebook Mark Zuckerberg ha sido el maestro de ceremonias...